Acuario con Ascendente en Aries

Acuario con Ascendente en Aries - Horoscopoacuario.eu

El Torbellino de Dos Grandes del Zodiaco

Toda la desfachatez de Acuario se ve duplicada cuando cuenta con Aries como ascendente. La aventura es parte de tu vida y te embarcas en todos los desafíos que se te presentan, sin dejar de buscar los tuyos propios. Tu vida diaria está cargada de adrenalina y eres todo un torbellino. Los demás sienten la ráfaga de aire que generas al pasar, pero nunca te ven. Haces valer tu opinión al precio que sea, ya que no escatimas en apartarte del grupo al que perteneces y proclamar tus principios a toda voz. Eres un Acuario, pero con la fuerza del fuego en tus entrañas. Eres un Acuario con ascendente en Aries.

Tu Forma de Ser

Al tener la combinación de dos signos tan fuertes, el resultado es una persona muy afectuosa y cálida. Siempre estás dispuesto a prestar un hombro a quien necesita desahogarse o liberar sus penas. Eres quien sabe escuchar y siempre tienes una palabra o frase de consuelo para aquellos a los que amas. Tus amigos siempre recurren a ti cuando tienen un problema, porque saben que tú sabrás darles la contención que necesitas. Pero también te buscan para agradecerte cuando siguieron tu consejo y las cosas le salieron bien, lo cual ocurre casi siempre.

Ahora bien, todo esto tiene su otra cara, la cual se aleja un tanto de favorecerte y se trata de que no te destacas por ser muy persistente en tus metas personales ni por sacrificarte mucho por lograrlas. Tú vives el presente y le rindes culto al aquí y al ahora. Consideras que no vale la pena ahorrar para el mañana, ya que no sabes en dónde estarás en ese lejano momento y lo que vale es el presente. Así también eres con tus estudios, por lo que prefieres un curso terciario corto y con gran salida laboral a una larga y sacrificada carrera universitaria.

En el Amor

Tú no buscas el amor verdadero, sino una verdadera pasión que te mueva hasta la fibra. Eres tan minucioso en esta búsqueda que logras encontrarla, pero lamentablemente te desmotivas en la mitad del camino y tiendes a apartarte. Sin embargo, eres tan buen amante que tus parejas abandonadas tienden a seguirte buscando por un largo tiempo luego de que la relación ya está terminada para ti. Pero no habrá segundas oportunidades, cuando el fuego se apaga en tu hoguera, nadie es capaz de hacerlo revivir.

Otra característica es que no sueles aprender de las experiencias pasadas. El resultado de esto es que vuelves a tropezar con la misma piedra una y otra vez, lo que te deja muy mal posicionado a la hora de iniciar un nuevo romance, ya que te inclinarás por la misma clase de personas que te hace sufrir una y otra vez.

Tus Comentarios